dilluns, 10 de novembre de 2008

¡Una etimología muy colorida!


Aqui podemos ver un círculo cromático, apreciando como los colores
se mezclan en la realidad.



Los colores son la percepción de la luz de manera visual, es decir, subjetiva; por lo que se podría decir que el color no existe. Pero este no es el tema que nos interesa (por ahora, quién sabe lo que os deparará el desolador futuro...) sino que vamos a hablar sobre el origen etimológico de algunos colores.


Como introducción a las bases lingüisticas, diremos que el léxico de nuestras lenguas romances deriva de cuatro fuentes distintas: La base latina, el substrato (lenguas habladas en las regiones antes de la conquista del imperio romano), el superestrato (lenguas posteriores al imperio romano) y el adstrato (influencia de las lenguas vecinas más poderosas, que hoy en día aún se está dando).

Aquí tenéis algunos ejemplos del origen etimológico del nombre de algunos colores:

1. Azul - Blau: Es un color que se relaciona con la tolerancia, la pureza, la relajación y la confianza. El término azul viene del árabe hispánico lazawárd, es decir, pertenece al superestrato árabe de la península. En cambio blau proviene del germánico blau y por tanto, tambien pertenece a dicho superestrato.

2. Amarillo - Groc: Mezcla de los colores azul y verde, las sensaciones cromáticas que se relacionan con este color son el riesgo, la originalidad, la ternura y la inteligencia. La palabra amarillo viene del latín amarellus; y groc del latín crocus. Llama la atención que estas palabras, aun proveniendo del latín, sean tan diferentes. Esto se explica porque el latín no era una lengua homogénea, sino que en los distintos territorios del imperio el latín hablado (llamado latín vulgar) tenía importantes diferencias.

3.Naranja - Taronja: Curioso color, puesto que toma su nombre de la famosa fruta que a todos gusta, así que comeos una bien jugosa mientras leéis esto. Naranja viene del arabe hispánico naranǧa, mientras que taronja proviene del árabe tųrųnǧa. De nuevo estamos ante dos palabras del superestrato.


Bueno, y para acabar os dejamos un curioso apunte el color...


4. Fucsia - Fucsia. A diferencia de los anteriores colores tratados aquí, el fucsia es un epónimo (una palabra que provienen de un nombre propio). Procede del nombre del botánico Leonhart Fuchs, desubridor de una planta de ese color.

Y aquí acaba nuestra entrada sobre los orígenes etimólogicos de los nombres de algunos colores. Esperamos sinceramente que os haya gustado y... ¡nos seguiremos leyendo!

2 comentaris:

santi ha dit...
L'autor ha eliminat aquest comentari.
santi ha dit...

¿Ya hay naranjas por Valencia?
Un post muy colorido, enhorabuena, Pablo.