dijous, 26 de febrer de 2009

Cartas desde Pompeya.

Pomponiano saluda a su querido amigo Tácito:

Han llegado a mis oídos las falsas palabras de Plinio el joven sobre la muerte de su tío, mi amigo Plinio el viejo. Así que he decidido escribirte para contar la verdad sobre lo que pasó. En plena explosión del Vesubio, mi amigo Plinio el viejo llegó a mi casa y me contó lo que le había pasado y cómo no pudo salvar a Rectina. Entonces empezó a sofocarse y yo me preocupé. Le dí algo de comer y lo tumbé en un cuarto. Plinio el joven afirma que dormía a pierna suelta, oyendose sus ronquidos en toda la casa. Pero esto es ridiculo -¿cómo iba a dormir estando tán en peligro nuestras vidas?-, en realidad no hacía más que sufrir por no poder respirar. De igual manera, al afirmar Plinio el joven que su tio se recostó en la playa pidiendo agua, miente, pues en realidad Plinio el viejo seguía con sus sofocos y si pedía agua era porque le costaba respirar.

Espero que mi aportación te ayude a exponer los hechos objetivos, y no los supuestos de alguien que ni siquiera estuvo presente. Comprendo al joven Plinio cuando quiere hacer creer que su tío seguía su misma escuela, el estoicismo. Ha querido hacerlo pasar a la posteridad como un cientifico valiente e impasible ante la muerte, pero mi deber es hacerte llegar también mi versión para que tu la conozcas.

*Esta hipotética versión de lo ocurrido es fruto de el erudito francés Guy Serbat, que consultando con médicos realizó esta teoría.

¿Vosotros qué pensáis? ¿Por qué version os decantáis? ¡Animaos a exponer vuestro punto de vista!

1 comentari:

Rafaa...! ha dit...

En mi opinión tiene mas sentido esta versión vuestra, por que no creo que nadie se quede impasible ante la erupción de un volcán, y menos aun si se tiene problemas respiratorios.